¿Por qué los economistas alemanes insisten en la devaluación interna de los paises del sur de Europa? – 2

Hace algunos días fue introducido por primera vez en Alemania un sueldo mínimo. Los Social-democratas alemanes, liderados por Sigmar Gabriel en la actual coalición grande (Gobierno Merkel III) insistieron en ello.

Mirad para ello por ejemplo el artículo del 2 de abril del 2014 con el título “Germany’s Cabinet Adopts Minimum Wage Bill” en el “Wall Street Journal“.

Así que los alemanes siguieron en todos estos años desde el 2002 (el año en el que fue introducido el euro) una política salarial que incrementaba su competitividad: Una competitividad que de todos modos desde el primer momento fue más grande que la de los países del sur de Europa.

Los países del sur de Europa por otra parte debilitaron su competitividad todavía más ofreciendo unos salarios exageradamente generosos dada la competitividad en general no demasiado alta de sus países correspondientes.

Con el efecto que el desnivel entre la competitividad de Alemania y los estados del sur de Europa (con excepción quizás del Norte de Italia, que tiene un núcleo industrial muy fuerte) se acentuó todavía más desde el año 2002.

Y este desnivel entre la competitividad de Alemania y los estados del sur de Europa se reflejaba en las balanzas comerciales de de Alemania y los estados del sur de Europa.

En la website “Trading Economics” podéis ver un chart titulado “Germany balance of trade” que os permite ver la balanza comercial histórica de Alemania.

Y como veréis en este chart titulado “Germany balance of trade”  hasta el comienzo del nuevo milenio (hasta el año 2000) la balanza comercial alemana no estaba marcada por un “superávit” muy masivo.

En 2002 se introdujo el euro. Y como veréis en este chart titulado “Germany balance of trade” el superávit alemán se ha ido acentuando y en definitiva incluso disparando desde entonces.

Mientras tanto los estados del sur de Europa han financiado su déficit con unas crecientes deudas externas.

En algunos casos este efecto era obvio, por ejemplo en el caso de Grecia. Pero en otros países, especialmente España, este efecto estaba camuflado.

Porque en España, ahí está la diferencia con algunos otros países del sur de Europa, el problema no eran las deudas externas crecientes del estado.

De hecho España tenía por parte del estado muy pocas deudas externas hasta el comienzo de la crisis del euro menos deudas externas que incluso Alemania.

¿Por qué?

Porque España se financiaba – como Irlanda también – hasta el año 2007 a través de los ingresos que manaban de una burbuja inmobiliaria.

Pero una vez que esta burbuja estalló (como consecuencia de la crisis financiera en Estados Unidos del 2007-2008 que fue originada también por una burbuja inmobiliaria) las deudas del estado español empezaron a dispararse. Lo mismo pasó en Irlanda.

Y se añade fundamentalmente a este problema de las deudas crecientes del estado español desde el año 2009 que en España las familias suelen estar endeudadas, sobre todo a causa  de la compra de pisos y casas que en muchos casos estaban claramente sobre valorados. En Irlanda, claro está, pasó lo mismo.

Por lo menos en los últimos años de la burbuja inmobiliaria en España estos pisos y estas casas que se vendían en España estaban claramente sobre valorados y su precio no reflejaba su valor real, sino un precio altamente especulativo.

Y también por esto el FMI está preocupado del efecto que una deflación creciente podría tener en España.

Mirad para ello otra vez en la edición de “El País” de hoy este artículo con el título “El FMI advierte de que la deflación acecha a España” (8/4/2014).

En este artículo leemos lo siguiente:

“Los españoles se enfrentan ahora a la contradicción de que, pese a llevar años oyendo que debían reducirse costes y salarios para recuperar competitividad, la caída de precios se antoja indeseable. La deflación es peligrosa porque la expectativa de que los costes bajarán frena muchas decisiones de compra y la expectativa de devaluación de los activos desincentiva la inversión de las empresas. Aunque los precios bajan, los salarios en términos nominales es muy complicado que se reduzcan, lo que lastra los márgenes de las empresas. Y eso se une a que el peso de las deudas crece en términos reales, lo que complica su pago. Además, los activos a los que están vinculados los préstamos han perdido valor” (las letras en negrita por mí).

Creative Commons Lizenzvertrag ¿Por qué los economistas alemanes insisten en la devaluación interna de los paises del sur de Europa? – 2 Klaus Gauger steht unter einer Creative Commons Namensnennung-NichtKommerziell-KeineBearbeitung 3.0 Unported Lizenz

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s